19 de septiembre de 2010

Lo único que me queda...

...son los numeros rojos de los sueños que no me robaste por tu cuenta, y que por mi cuenta todavía no he perdido. Traquila, procuro dejarte a salvo de todas mis autocomplacencias. No sabrás lo mal que lo paso, las cosas que pienso, las cosas que hago. Tranquila, que seguiré sonriendo implacable en cada cita, seguiré, qué remedio, respondiendo cada correspondencia. Aunque te siga de cerca los pasos y te siga recordando en todas las noches que se parezcan a esta.

3 comentarios:

  1. Reflejas el corazón empequeñecido, agrietado, de esas noches en que duele el pecho, que dudamos si soportaremos esa presión entre las costillas que nos mata... pero como bien dices, "seguiré, qué remedio". Ten por seguro que continuarás. Un abrazote!

    ResponderEliminar
  2. ser valiente no es solo cuestion de verte..

    ResponderEliminar